viernes, noviembre 28, 2003

El mejor regalo...



...recién me ha llegado. Simplemente Espectacular.

Me conoces más que nadie. Por eso, y por otras muchas cosas más, es que te quiero tanto.
Gracias

miércoles, noviembre 26, 2003

Las mujeres Jirafa

Su nombre nació, con la primera de la saga, de parte de un sabio anciano de barba y bata blanca. Fueron el mejor producto de un intento de mejora genética de una nación soberbia y poderosa.

Indescriptiblemente atractivas. Eran altas, esbeltas y de piernas largas infinitas. Incontablemente inteligentes, brillantes en las artes y en las ciencias.
Inenarrablemente ambiciosas. Destruyeron a sus creadores para mantener el estricto secreto de su origen.

Su organización tenía la base en una antigua y pequeña isla. Allí disponían de un gobierno y un pueblo que usaban como tapadera. En aquel lugar tenían sus laboratorios donde se reproducían por clonación. Los nuevos embriones eran implantados en aquellas mujeres Jirafa que sentían la necesidad de tener hijos. Era su única manera de reproducirse. Fueron creadas estériles "para evitar accidentes".

Sus cualidades les permitieron colarse en las escalas superiores de todos los ámbitos del poder. Se estimó que al menos la mitad de los hombres influyentes de la Tierra estaban controlados por ellas de alguna manera.

Pero su domino cesó cuando se encontraron con los hombres Elefante. Estos fueron el producto de intento de mejora genética de una nación humilde e ineficaz. Su nombre nació, con el primero de la saga, de parte de una anciana muy experimentada.

martes, noviembre 25, 2003

¡Boom!

La explosión ocurrió en el la "Tierra de Nadie", en las praderas infinitas que están entre las selvas Laoc y el Mar de la Tranquilidad. Se escuchó hasta en las lejanas tierras del meridiano 14, donde viven los aborígenes que inventaron la leyenda del origen de la vida.

A pesar de la magnitud del hecho, era todo un misterio. Nadie sabía si era un ataque, un error o un simulacro táctico. Por eso la Alianza de los dos países envió un comando con los mejores hombres y los equipos más avanzados.

La investigación mostró que la la flora y la fauna del lugar estaban intactas. Sólo se encontraron los restos de una víctima, en trozos pequeños dispersados en un radio de varios kilómetros.

Los rastreadores los enviaron a el Gran Hangar donde los más prestigiosos forences podían hacer una reconstrución con sus potentes programas.

El resultado los dejó estupefactos: Se trataba de un corazón roto.

lunes, noviembre 24, 2003

SPAM

Llegó por el email:


¡felixidad, hoy es tu 32 cumpleaños y no podíamos dejar de saludarte!