viernes, junio 25, 2004

Ayer por la noche, hubo cervezas, futbolín, billar, cókcteles, karaoke y agua de valencia para celebrar un San Juan atrazado y para despedir a otros amigos. Y por la mannana resaca...

Hoy al mediodía, me invitaron a comer mis jefes argentinos, con los dos, que querian despedirse y desearme buena suerte. Estuvo muy muy "lindo"...

Por la tarde me alquile un camión y estuve cargando muebles con J. y H..

Me queda mucho por hacer y estoy mu cansao...

Cajas, cajas, cajas. Cajas a medio hacer, cajas cerradas, cajas importantes. Mi vida, mi casa y mi trabajo están llenos de cajas.

Mi corazón lo he puesto también en una cajita.
Te dejaré que la abras cuando nos volvamos a ver.

jueves, junio 24, 2004

Más despedidas...

Ayer tuve almuerzo de despedida en el Café Luna con mi amigo N. y a mi amiga S.
N. se va Chicago a pasar el fin de semana (a ver a su chico y a la fiesta del orgullo que será este fin de semana). Estoy casi seguro que vendrán a visitarme en el futuro.
A S., que tenía tiempo que no veia, ya casi se esta mudando a Boston con su novio griego. Espero montarme algún congreso por ahí algún día para verles de nuevo.

Por la noche quedé con los compañeros de laboratorio fuimos a Jillian's donde hay mesas se billar y pantallas grandes con juegos de baseball.
Vinieron casi todos, menos los jefes, y la pasamos muy bien.
Mi querida L. me regaló una foto muy buena donde estamos casi todos en el viaje que hicimos a Chicago hace unas semanas.
Y., como siempre tan buena, me regaló un colgante chino que dá buena fortuna.

No me lo hubiera creído hace unos días, pero me esta dando pena irme...

miércoles, junio 23, 2004

Si por casualidad pasas por aqui: F. sigue vivo

Ha vuelto porque tenia que decirte algunas cosas

Una de mis películas preferidas es "El lado oscuro del corazón", una película de principios de los noventa donde un bohemio, que navega entre los poemas de Benedetti, busca a una mujer que sepa volar.

Yo conocí a alguien que sabe volar.

martes, junio 22, 2004

Hoy fuimos a comer por última vez. Me dijiste que estaba en tu diario desde hace mucho tiempo porque te hacia sentir muy bien. Me despediste con un beso. Aunque no leas este diario espero nos veamos algún día, amiga G.

En fin, que han comenzado las despedidas y la agenda esta llena.

lunes, junio 21, 2004

Fué en la época que encontró la única droga que le enganchó.
Antes había probado de todo. Cualquier hierba o polvo de colores no le habían emocionado lo suficiente para no desprenderse de ellos.

Esta vez fué diferente. Desde el primer día sólo quiso más y más. Y nunca tenia suficiente. Cada minuto de su día tenía diferentes tonos agridulces dependiendo de su contacto.

Un día se encontraba solo en casa, en silencio. De pronto se dió cuenta de que se estaba olvidando de todo lo demás. Que nada más le importaba. Ni los sueños que habia estado antes incubando durante mucho tiempo.

Se asustó. Se asustó mucho. Y corrió con toda la fuerza que le quedaba.

Ahora tiembra y se retuerce en una cama. Esta intentando desintoxicarse.

domingo, junio 20, 2004

Anoche soñé que que estaba en el asiento de un avión que aterrizaba.
Y tú estabas a mi lado.
Me llenaba de alegría. Te abrazaba y recostaba la cabeza sobre tu pecho sin importarme el resto de la gente.
Y te decía en voz muy alta "Te amo".

Pero fué un sueño. Desperté y no había ni asiento, ni avión, ni gente.